COLUMNA DE OPINIÓN

"Le recomendamos al Banco Central no subir más la tasa de política monetaria"

Jorge Selaive y Hermann González (BBVA)

  • PhD in Economics and International Finance, New York University, New York, USA
  • Master in Economics, New York University, New York, USA
  • Ingeniero Comercial, Universidad de Chile, Santiago, Chile
Profesor Departamento de Administración.
Facultad de Economía y Negocios, Universidad de Chile.

 

Los economistas de la institución financiera afirman que las preocupaciones deberían estar en torno al crecimiento y no a la inflación. Destacan decisión de Hacienda de graduar el gasto y plantean una nueva ley de Responsabilidad Fiscal.

Aunque acaban de ajustar la proyección de crecimiento del PIB para 2016 a 1,8%, los economistas de BBVA Chile, Jorge Selaive y Hermann González, anticipan que esa visión contempla un sesgo a la baja. Sostienen que, entre los riesgos que enfrenta la economía, está que la confianza de los agentes siga deprimida, afectando tanto al consumo como a la inversión. Y, en el plano externo, una baja mayor en el precio de cobre y la profundización de las señales de debilidad desde China. En su escenario central, las presiones inflacionarias se mantendrán acotadas, debido a que las empresas se encuentran con dificultades para traspasar el alza del tipo de cambio a los consumidores-, por la caída de la inflación a nivel global y por el aumento de salarios contenidos. Por esto, si bien estiman que el Banco Central realizará una nueva alza en la Tasa de Política Monetaria (TPM), recomiendan a la autoridad de abstenerse de hacerla.

Ustedes plantean en su escenario base una recuperación de la inversión y de las confianzas hacia fines de este año. ¿Qué elementos hay detrás de esto?

Selaive: Las confianzas en general son cíclicas, pasamos por períodos de optimismo y pesimismo, nadie permanece en estado pesimista permanentemente, no es lo que observamos cuando vemos el comportamiento de las confianzas a nivel global. Con todo, trabajamos en base  a un supuesto que es enteramente cuestionable y es que llegamos a niveles de confianza promedio neutrales al primer trimestre del 2017.

Es decir, puede de no darse…

Selaive: Puede no darse, y si eso pasa no será inocuo para el crecimiento y para la inversión, es decir, por supuesto que es un riesgo ya que se pueden levantar muchos elementos que mantengan las confianzas bajas: la concreción de los escenarios de riesgo que vemos en el entorno externo, Estados Unidos, China, la volatilidad persistiendo, reformas locales generando incertidumbres, inflación alta, muchas razones que pueden llevar a eso, pero tenemos que trabajar en un escenario de reversión de confianza. Además, es un escenario lento. Vemos el primer trimestre de 2017 indicadores de confianza neutrales, eso significa que todo este año seguiríamos con niveles pesimistas, cada vez menos, pero todavía pesimistas.

Hemos visto que cada vez se le asigna más relevancia al escenario externo en la evolución de la actividad en Chile. ¿Qué porcentaje de importancia le dan a los temas externos y a los temas internos?

González: Es poco objetivo hablar de porcentajes si no tienes cálculos, pero sí hay hechos objetivos. Hace un par de años el ruido interno parecía ocupar un rol protagónico en la desaceleración, ya que el escenario externo estaba tranquilo. Lo que ha ido pasando es que esos focos de incertidumbre interna se han ido cerrando, se acabó la discusión tributaria, se mandaron los perfeccionamientos, la reforma laboral está llegando a su fin. Aun queda el foco de la incertidumbre de la reforma constitucional, pero se ha visto un cambio de gabinete más proclive al diálogo. Por otro lado, el escenario externo ha ido empeorando porque partimos el año con mucha volatilidad en los mercados financieros, con caída en las bolsas en China, con devaluaciones en su moneda, caída en el precio del cobre. Objetivamente si se mete a la juguera todos los factores que inciden en el crecimiento doméstico, si hace dos años estábamos muy preocupados por lo interno, hoy esos factores han perdido relevancia.

¿Cuáles son sus principales preocupaciones a nivel internacional?

 Selaive: Estamos mucho más preocupados no sólo de lo que pasa en China, sino también de que vemos un Estados Unidos más débil, con un sector manufacturero que se ha visto perjudicado por la apreciación del  dólar,  eso se refleja en que parece que Estados Unidos mantendrá tasas bajas por mucho tiempo. Estamos viendo el sistema financiero europeo bajo fuerte presión y riesgos geopolíticos. El componente externo es más importante que en el pasado. 

¿Cómo evalúan el desempeño del Banco Central, en un escenario en el que la inflación no ha cedido y las perspectivas de crecimiento anticipadas han quedado rezagadas rápidamente?

Selaive: En octubre proyectamos un techo de 2% para el PIB 2016, y el Banco Central salió con un crecimiento de entre 2% y 3% con sesgo a la baja. En ese momento consideramos optimista las proyecciones. La información que se ha acumulado nos ha dado la razón, y no sólo lo manifestamos nosotros. Ahora la política monetaria ya se hizo y lo que estamos transmitiendo es que el BC va a realizar a lo más un alza de TPM. 

¿El BC le dio la importancia adecuada al impacto del tipo de cambio en la inflación?

González: El Banco Central se vio sorprendido igual que el mercado con la depreciación cambiaria, y por tanto con la inflación, y más que preocuparse por la depreciación del peso. lo que le preocupa al Banco Central es que  inflaciones altas, ya sea por el motivo que sean, producen en Chile efectos negativos de segunda vuelta. Uno puede decir que el IPC de enero fue alto por el impuesto a timbres y estampillas y por tanto es algo puntual y no debería haber cambios en política monetaria, pero  eso se traduce en alza de otros precios que están indexados en UF, y eso produce una persistencia inflacionaria mayor a la que uno hubiese querido con un objetivo inflacionario de 3%. El BC ha estado razonablemente preocupado por la inflación, porque tiene un objetivo claro y ese objetivo no se ha podido cumplir en los últimos dos años. Hacia adelante vemos que el ajuste cambiario ya se hizo y no vemos presión adicional por ese lado, también que los precios de alimentos tienen altas posibilidades de revertirse y la economía está generando holguras de capacidad, que en la práctica significa que las empresas se encuentran con dificultades para traspasar alzas del tipo de cambio -o shocks de precios exógenos de precios- al consumidor. En el mundo la preocupación es que haya deflación persistente, por loque no vamos a importar más inflación, y hay un riesgo que el desempleo aumente y que entonces las presiones salariales no continúen. 

¿La inflación entonces está dejando de ser un problema?

González: No se configura un escenario que permita estar preocupado por la inflación, la preocupación debería estar en el crecimiento, y por eso no vemos que deba aumentarse la tasa de interés.

Pero ustedes anticipan que habrá un alza al menos...

Selaive: El escenario del BC probablemente considera un alza más, pero le recomendamos no subir más la TPM. Con todo, ellos trabajan con un escenario distinto al nuestro y privilegian cosas distintas también. 

¿Está ganando importancia la indexación como elemento que está impulsando la inflación?

 Selaive: Ese es un tema muy importante. La indexación local ha sido uno de los grandes responsables de la persistencia inflacionaria. Se evidencia la importancia que ha tenido en tarifas eléctricas, servicios, arriendos, servicio domésticos -que son salarios de asistentes del hogar. Un gran trabajo de mediano plazo que tenemos en Chile es comenzar a nominalizar la economía desde las bases.

En un escenario con poco espacio por el lado fiscal y con la TPM subiendo, ¿qué instrumentos les quedan a las autoridades económicas para apuntalar la actividad?

 Selaive: Se están haciendo cosas: en la agenda de productividad y de innovación hay un proceso intenso, lo que ha ocurrido en los proyectos energéticos con un destrabe importante. Otra herramienta que está disponible es la política de concesiones, que puede entregarnos algo más de inversión en los próximos años, pero para eso se tiene que trabajar, se tienen que entregar elementos que estimulen las concesiones y la inversión privada, particularmente en lo que son obras civiles, obras públicas, elementos que el Gobierno puede hacer. 

¿Y desde el punto de vista regulatorio?

 Selaive: Hay una política interesante que tiene que ver con hacer que el mercado de capitales participe más del fondeo y de los proyectos de inversión de empresas pequeñas y medianas. Esto pasa por facilitar la utilización de fondos de inversión y fondos de pensiones hacia inversiones de pequeñas y medianas empresas. Hoy gran parte de eso se va sólo a empresas grandes, por lo que esto significaría democratizar el mercado de capitales, financiando proyectos en empresas pequeñas y medianas.


FUENTE: Diario PULSO – 7 de Febrero del 2016
http://www.pulso.cl/noticia/economia/economia/2016/02/7-79490-9-jorge-selaive-y-hermann-gonzalez-bbva-le-recomendamos-al-banco-central-no-subir.shtml

Corrupción en Startups. Lecciones para el Ecosistema de Innovación Chileno

Cuando hablamos de empresas startups la mayoría de los casos pensamos en jóvenes idealistas, expertos en alguna tecnología, impulsados por desarrollar nuevos productos y servic...

La importancia de la aplicación de innovación en las empresas para detectar oportunidades

La investigación plantea que la selección de mejores proyectos; la integración de grupos de interés externos y el desarrollo de políticas de incentivo al riesgo, ...

Todos los Derechos © 2014 | Departamento de Administración - Facultad de Economía y Negocios - Universidad de Chile - Diagonal Paraguay 257, torre 26, oficina 1101, piso 11, Santiago, Chile.